Las renovables harán doblar la rodilla al petróleo en la próxima década.

El “dramático crecimiento” de las energías renovables en los últimos diez años ha puesto fin al debate sobre una futura escasez de petróleo.

Se abre la perspectiva de un mercado de crudo con menor demanda en la próxima década, señala el informe anual del Consejo Mundial de Energía, presentado este miércoles en Estambul.

“El debate sobre un declive de la producción de crudo pertenece al pasado. Habrá un declive de la demanda en la década de 2020”, vaticinó Hans Wilhelm Schiffer, presidente del programa de Recursos del Consejo Mundial de Energía.

En la tercera jornada del trienal Congreso Mundial de Energía, que se celebra hasta mañana en Estambul, Schiffer señaló que la capacidad total de las renovables en el mundo se ha duplicado en los últimos diez años, alcanzando ahora 1.985 gigavatios (GW).

Aunque este crecimiento ha sido impulsado por un despliegue espectacular de nuevas plantas eólicas y solares, la mayor parte sigue siendo la hidroeléctrica, con 1.209 GW, mientras que las eólicas alcanzan las 432 GW y las solares, 227 GW.

Marie-Jose Nadeau, presidente electa del Consejo Mundial de Energía. EFE/Archivo
Marie-Jose Nadeau, presidente electa del Consejo Mundial de Energía. EFE/Archivo

Aún así, la meta de limitar el calentamiento global a dos grados “no puede alcanzarse sin un amplio apoyo político”, dado que los mercados “tienen sus limitaciones”, subrayó el economista alemán.

Asimismo, el crecimiento de las renovables “tiene el potencial de causar importantes tensiones en el equilibrio económico y geopolítico”, dado el “estancamiento del potencial de crecimiento del petróleo” y con un sector de carbón “probablemente de poca importancia en 2060”, prevé el informe.

Esto llevará a que habrá “recursos náufragos” de crudo y carbón, es decir yacimientos que ya no se podrán utilizar por falta de demanda, una situación que exigirá a empresas y países enteros adaptar sus inversiones y planes económicos.

Aunque el petróleo seguirá siendo la principal fuente de energía para el transporte, la demanda general se estabilizará, por lo que no ofrecerá oportunidades de ilimitado crecimiento económico.

La “edad dorada del gas”, no obstante, continuará, con una producción que crecerá entre un 25 y un 70 por ciento en los próximos 45 años, vaticina el informe.

 

También la energía nuclear ha vivido un buen momento en 2015, con 65 nuevos reactores bajo construcción, de los que 44 se sitúan en China, India y Rusia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *