Las empresas que no han iniciado su auditoría energética se exponen a multas de 60.000 euros

El Real Decreto 56/2016 afecta a empresas de más de 250 trabajadores o más de 50 millones de facturación anual. Se alerta de que el proceso lleva una media de ocho semanas, pero solo quedan seis para que expire el plazo legal establecido, el 14 de noviembre.

Las empresas que no han iniciado su auditoría energética se exponen a multas de 60.000 euros

Se agota el tiempo para que las grandes empresas españolas cumplan con las obligaciones que les impone el Real
Decreto 56/2016, que persigue mejorar su eficiencia energética y reducir sus emisiones contaminantes. A seis semanas de que se cumpla el plazo, el proceso de una auditoría energética requiere, de media, ocho semanas.

El proceso de una auditoría energética lleva una media de ocho semanas y comienza por la recopilación de los datos físicos de la planta (actividad, superficie, usos, etc…), de los datos energéticos de consumo, a través de las medidas del último año natural, y de un inventario de máquinas, de acuerdo a sus potencias nominales.

Mapa de costes energéticos

Tras la recolección de la información y la visita, se procede a ordenar los receptores en función de su consumo y a generar un mapa de costes energéticos, que incluye, entre otros parámetros, las emisiones de CO2. A continuación, se cruzan los datos económicos de las medidas que muestran el gasto abonado, con el consumo real y diferenciado por receptores, para identificar aquellos sobre los que se pueden plantear mejoras.

Se estudian a fondo y aisladamente cada uno de los sistemas y, en función de las tecnologías disponibles, se plantean mejoras.

Hasta aquí los requisitos legales. Pero, por ejemplo, se incluye “un informe ejecutivo final que explica las principales conclusiones alcanzadas y traduce a euros el efecto que tendría la puesta en marcha de las mejoras recomendadas”, informa en un comunicado.

El retorno de una auditoría energética triplica la inversión

De media, las empresas que invierten en una auditoría energética obtienen un retorno que triplica la inversión solo en el primer año. A partir de ahí, acumulan un importante ahorro anual.

El Real Decreto 56/2016 establece que, una vez realizada la auditoría energética, ésta debe presentarse en la correspondiente Delegación Territorial de Industria y deja un plazo de tres meses, que finalizará el próximo 14 de febrero de 2017, fecha en la que conoceremos el número de empresas que se exponen a las sanciones, explica.

Fuente: Energynwews

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *