La ubicación conjunta de eólica y almacenamiento puede ayudar a reducir el coste de ambas tecnologías

El gigante energético sueco Vattenfall ha encontrado una forma de reducir aún más el costo del almacenamiento de energía a gran escala: compartir la infraestructura con un parque eólico. La compañía ha anunciado la puesta en marcha de lo que dijo era “el mayor proyecto de almacenamiento de energía eólica en el Reino Unido”, una planta de 22 megavatios, que comparte los planes eléctricos con el parque eólico Pen y CyMoedd, en Gales.

Los desarrolladores de muchos proyectos eólicos actuales y venideros están estudiando el almacenamiento de energía como una forma de obtener ingresos adicionales, almacenando energía hasta que pueda venderse a un precio más alto. Pero en el caso de Vattenfall, las plantas de eólica y almacenamiento  en baterías funcionarán de manera independiente.

El parque eólico de 76 turbinas, que es el proyecto en tierra más grande de Vattenfall y también el más grande de Inglaterra y Gales, se conectó a la red en septiembre de 2017 y entrega hasta 228 megavatios de energía directamente a la red del Reino Unido.

Pen y Cymoedd es capaz de satisfacer las necesidades de electricidad equivalentes de más del 13% de los hogares de Gales y desplaza un promedio de alrededor de 331,000 toneladas de dióxido de carbono provenientes de la generación de combustibles fósiles cada año, dijo Vattenfall en un comunicado de prensa.

El sistema de baterías, por su parte, comparte la infraestructura eléctrica con el parque eólico, pero se mantiene gracias a la prestación de servicios auxiliares, y específicamente a una respuesta de frecuencia mejorada, al operador de red eléctrica National Grid.

El sistema de baterías está compuesto por seis unidades del tamaño de un contenedor, cinco de las cuales albergan 500 paquetes de baterías fabricadas por BMW i3. Cada una de las nuevas baterías de ion-litio de BMW tiene una capacidad de 33 kilovatios hora y está adaptada para aplicaciones de almacenamiento estacionario, dijo Vattenfall.

En marzo del año pasado, Vattenfall firmó un acuerdo con BMW Group para un suministro de baterías originalmente destinadas para la serie de vehículos eléctricos i3. La compañía de energía se comprometió a comprar 1.000 baterías de ion-litio.

El primer proyecto en beneficiarse del acuerdo fue el parque eólico terrestre Princess Alexia de 122 megavatios, cerca de Amsterdam, Holanda. Vattenfall agregó 3,2 megavatios de capacidad de almacenamiento de energía al sitio, lo que lo convierte en el primer gran proyecto de baterías de la compañía en el país.

Vattenfall también planea ubicar conjuntamente una planta de baterías junto a un parque eólico de Nordex en Hamburgo-Bergedorf como parte de un proyecto llamado “Norddeutsche Energiewende NEW 4.0” con la Universidad de Ciencias Aplicadas de Hamburgo.

Se están revisando otros posibles proyectos de uso compartido de baterías y de energía eólica en los Países Bajos y el Reino Unido, dijo Claus Wattendrup, jefe de la unidad de negocios solar y de baterías de Vattenfall. La ubicación conjunta de parques eólicos y baterías tiene sentido desde el punto de vista económico, dijo a GTM. “Tenemos el sitio, la conexión a la red, por lo que hay un ahorro de costos”, dijo.

En el Reino Unido, Esto le ha permitido a la compañía ofrecer en el Reino Unido precios más bajos para el almacenamiento de energía en el mercado de mejora de la frecuencia, hasta ahora altamente cuestionado, dijo.

Por ahora, parece que estas instalaciones usarán baterías nuevas, aunque en 2016 Vattenfall dijo que estaba trabajando con BMW y Bosch para reutilizar los módulos de baterías de vehículos eléctricos en plantas estacionarias de almacenamiento de energía.

La empresa abrió una instalación de prueba con 2.600 módulos de batería de más de 100 automóviles eléctricos de BMW en el distrito portuario de Hamburgo. La planta, con 2,8 megavatios hora y 2 megavatios de capacidad, se utilizó para servicios de respuesta de frecuencia.

Wattendrup dijo que Vattenfall había estudiado el uso de baterías de segunda vida en proyectos como Pen y CyMoedd, pero había optado por utilizar nuevos productos debido a la falta de unidades de segunda mano. “Es factible”, dijo Wattendrup. “El problema es que es difícil encontrar baterías. Si quiere construir un sistema de baterías grande, necesita baterías nuevas”.

Vattenfall está lejos de ser la única empresa de energía que avanza hacia la integración del almacenamiento con la generación renovable. El fabricante de turbinas eólicas Siemens Gamesa, por ejemplo, dijo recientemente a GTM que los sistemas híbridos que incorporan almacenamiento solar y de energía eran un área de enfoque creciente .

Y en marzo Bay State Wind, una sociedad conjunta entre la eléctrica danesa Ørsted y el fabricante estadounidense de transmisiones Eversource, dijo que trabajaría con NEC Energy Solutions para agregar baterías a un parque eólico marino de 800 megavatios planificado frente a la costa de Martha’s Vineyard.

Finalmente la oferta Bay State Wind no progresó, ya que ganó la de Vinyard Wind. Pero dadas las aparentes sinergias entre los parques eólicos y las plantas de baterías, es probable que aparezcan más proyectos de ubicación conjunta en un futuro próximo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *