El ‘impuesto al sol’, en el aire: Alemania quiere tumbar el acuerdo europeo sobre autoconsumo

Alemania ya no es tan amiga de las renovables. O eso parece. La pasada semana Europa daba el sí quiero al sector con un acuerdo sobre la Directiva de Renovables que se acercaba más a las posturas del Parlamento y Comisión (34-35%) que a la del Consejo europeo (27-30%). Al final, un 32%. Pero lo que más alegró al sector fue la prohibición del ‘impuesto al sol’.

En el apartado de autoconsumo, Europa prohibía el impuesto al sol a no ser que el autoconsumo produjera más del 8% del mix eléctrico de un país. Si así fuese, solo las pequeñas instalaciones, de menos de 25 kW, tendrían una exención a un cargo o tasa al autoconsumo.

Parecía que todo estaba ya hecho. Pero nada más lejos de lo que realmente es. Fuentes comunitarias aseguran a El Periódico de la Energía que Alemania quiere echar para atrás el acuerdo europeo en cuanto a autoconsumo se refiere.

Concretamente, lo que busca Alemania es bloquear el acuerdo firmado en renovables, en el punto de autoconsumo y tratar de volver a reunir a las partes, Parlamento, Comisión y Consejo, para cambiar lo referido al impuesto al sol y las cargas que tienen que soportar los autconsumidores.

El Gobierno de Angela Merkel tiene un gravísimo problema a la hora de afrontar la transición energética. Se ha gastado mucho dinero y no ha resuelto la reducción de emisiones. Y no quiere seguir pagando la fiesta. O eso parece.

La primera potencia europea, con Peter Altmaier a la cabeza, tiene un gravísimo problema con la cogeneración. Buena parte de su industria autoconsume con cogeneración y aunque parezca que con los límites del impuesto al sol podría imponer una tasa, no ha quedado satisfecha del todo.

Estas fuentes comunitarias señalan que no sería la primera vez que Alemania intenta bloquear un acuerdo europeo. El país germano pretende conseguir más apoyos para tumbar el acuerdo y así volver a las negociaciones. Sería en la próxima reunión del Consejo, el último en la era de la presidencia búlgara que se celebrará el próximo día 27.

Alemania basará su defensa en que hay distintas interpretaciones sobre lo acordado y se apoyará en los países del Este, que apuestan más por unos objetivos menos ambiciosos, para tratar de conseguir el bloqueo y volver a negociar.

Este diario se ha puesto en contacto con el europarlamentario Florent Marcellesi, sorprendido por esta decisión de Alemania. “Es totalmente inaudito y fuera de lugar que Alemania intente sabotear un acuerdo ya cerrado entre Parlamento Europeo y Consejo Europeo la semana pasada. Llamo al Parlamento europeo a la mayor firmeza y al gobierno español a oponerse a esta jugada de última hora en contra del autoconsumo. Un acuerdo se respeta o se respeta”, afirma con rotundidad.

Por su parte, el eurodiputado socialita José Blanco, ha explicado a este diario que “no está en el el aire el acuerdo del parlamento sobre principio de no existencia de cargas sobre autoconsumo, hay una interpretación diferente sobre una de las excepciones que se establecen, para que los estados miembros puedan autorizar”.

Aunque se desconoce cuáles son las pretensiones finales de Alemania, sí se sabe cuál es la verdadera posición germana. La Cancillería apuesta por un impuesto al autoconsumo a partir de las instalaciones de 3 kW, es decir, prácticamente todas. Hasta ahora el autoconsumidor alemán estaba libre de cargas y el exceso de megavatios al sumar la cogeneración ha descuadrado el sistema eléctrico.

Necesita obtener más ingresos y su solución está en el autoconsumo. No se puede cantar aún victoria por parte del sector renovable y los autoconsumidores. El impuesto al sol, sigue en el aire. La verde Alemania ya no parece tan verde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *