El gas, garantía de sostenibilidad y seguridad

Los acuerdos alcanzados en la histórica Cumbre del Clima de París en diciembre de 2015 reafirman el papel fundamental que el gas puede desempeñar en el futuro mix energético que el mundo necesita para lograr un planeta más sostenible.

gasoducto3

La industria mundial del gas está experimentando cambios fundamentales. La caída continua de los precios del petróleo y la transición necesaria hacia un modelo más sostenible, están configurando una nueva realidad en el sector energético en el que el gas tiene mucho que decir. En consonancia con la espectacular caída que el precio del crudo está registrando desde 2014, también el gas se está moviendo en un entorno histórico de precios bajos. En esta coyuntura, y teniendo en cuenta que el gas es el menos contaminante entre los combustibles fósiles, se abren importantes perspectivas para esta fuente de energía en un mundo que camina inexorablemente a la reducción de emisiones.

Es en este nuevo marco global donde el gas tiene mucho que aportar: implantación para el transporte terrestre y marítimo y en puertos, utilización en generación eléctrica, en lugar de combustibles más contaminantes, y una mayor presencia de equipos de climatización con gas en los edificios de servicios y viviendas, forman parte de la solución.

Y para hacer frente a la creciente demanda de gas, convirtiéndolo un producto verdaderamente global, la industria del gas natural licuado (GNL) dispone de la flexibilidad e infraestructuras necesarias.

El otro hecho significativo del panorama del gas a nivel internacional en 2015 han sido los avances para la consecución de la Unión Energética Europea y en concreto los esfuerzos realizados desde las instituciones europeas para fortalecer la industria gasista poniendo los pilares para garantizar la seguridad del suministro más allá de las oscilaciones geopolíticas.

No hay que olvidar que el gas es un sector especialmente sensible a cuestiones que trascienden lo económico y el pasado año se ha caracterizado por importantes acontecimientos en este sentido. La continuación de las tensiones entre Rusia y Ucrania; el nivel persistentemente bajo de los precios del petróleo, y su impacto en los mercados de la energía de todo el mundo; el anuncio de nuevas iniciativas comerciales para la creación de infraestructuras suplementarias de suministro de gas natural de Rusia o las nuevas perspectivas abiertas por el acuerdo nuclear con Irán son algunos ejemplos.

FUENTE: NATURELEK

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *